
Teresita Junco y la enseñanza
del piano en Cuba
Teresita Junco and the teaching of the piano in Cuba
Jaciel Salgas Díaz
1
, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción
Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano
Universidad de Pinar del Río “Hermanos Saíz Montes de Oca”, Cuba
DOI: http://dx.doi.org/10.15648/am.31.2018.6
Recibido: Julio 5 de 2017 Aceptado: Noviembre 15 de 2017
Cita de este artículo (APA): Salgas, J., Piñera, Y., Estrada, O. & Martínez, M. (2018). Teresita Junco y la
enseñanza del piano en Cuba. Amauta, 16(31), 85-96. http://dx.doi.org/10.15648/am.31.2018.6
1. Autor de correspondencia: Correo electrónico: jaciel.diaz@upr.edu.cu
Resumen
Es de notable importancia la labor pedagógica de varios maestros de la música en Cuba, los cuales crearon, organizaron

maestra, pianista, Dr.C Dagmar Teresita Junco Reyna. Fundadora y profesora titular de la especialidad de piano del

Metodológico y profesora del ISA y del Conservatorio Amadeo Roldán. El presente trabajo aborda algunos aspectos
del ideario pedagógico de esta profesora y ofrece elementos novedosos relacionados con la enseñanza del piano en
nuestro país.
Palabras clave: enseñanza, educación musical, piano.
Abstract
It is of notable importance the pedagogical work of several teachers of the music in Cuba, who they created, organized

Dr.C Dagmar Teresita Reyna Junco. Founder and titular teacher of the specialty of piano of the Superior Art Institute,
-
ological and teacher of the ISA and of the Conservatory Amadeo Roldan. The present work undertakes some looks of

Keywords: teaching, musical manners, piano.
88
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba

Introducción
El estudio del pasado educativo posee un importante papel para la forma-
ción actual del individuo, porque en él están contenidos valores y signos dis-
tintivos de la cultura e identidad nacionales. Además ha estado vinculado a
un proyecto político como alternativa u oposición a la cultura impuesta por
los opresores. En él están los retos que la sociedad cubana le ha impuesto a
la educación de cada época. En la teoría educativa cubana está el sello de
la idiosincrasia en la formación del hombre, porque constituye una fuente
incalculable en la búsqueda de alternativas y soluciones a los actuales pro-
blemas de la educación del ciudadano cubano. Es inclusive, un indiscutible
vehículo en la formación de valores en el presente, a partir del desarrollo de
sentimientos de orgullo y amor por la nación.
Por esta razón varios investigadores cubanos han dedicado parte de sus vi-
das al estudio de personalidades que se han ganado el respeto y la admira-
ción del pueblo cubano por su labor en las diferentes ramas de su actuación
diaria. Por lo tanto, el reconocimiento público al profesional en la sociedad es
el resultado de un derecho que se logra con el saber, con la actuación ética en
correspondencia con la profesión que en que se desempeña.
¿Quién discute hoy en Cuba la labor educativa de Enrique José Varona?,¿Quién
podría prescindir de los excelentes consejos que José Martí nos legó, y toda
su amplia obra escrita? Pero, ¿cómo se podría hablar de la Escuela Cubana de
Ballet sin mencionar la labor de Alicia Alonso?, y en nuestro deporte, ¿quién
cuestiona los aportes de Alcides Segarra a los tantos boxeadores cubanos
que enarbolan nuestra bandera en lo más alto de un pódium olímpico? Por
solo citar algunos ejemplos entre tantos y tantos cubanos que se han ganado
el reconocimiento nacional por su participación en diversas esferas entre las
cuales la educación y el desarrollo de la sociedad están implícitos.
El educador, el maestro, el profesor, como lo llamen en diversas latitudes,
siempre será el profesional de la educación que se prepara para lograr los
objetivos de valor social en el desarrollo de los ciudadanos.
89
Jaciel Salgas Díaz1, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción, Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano

Con orgullo se puede decir que nuestra tarea esencial es “educar”; esta no se
logra en un tiempo concreto en un aula, en un ambiente de intercambio en la
escuela, en un horario predeterminado; sino que trasciende incluso más allá
de la vida y la práctica profesional cuando se reconoce en una comunidad o
localidad pequeña o grande que un educador ha cumplido exitosamente con
su labor. Nuestro contexto educativo es la sociedad toda y el objetivo contri-
buir a la formación de una cultura general integral de todo el pueblo.
Por lo tanto, aunque en muchos casos no se reconoce públicamente la la-
bor del “Educador” en la comunidad, se reconoce abiertamente cuando mu-
chos padres o familiares, solicitan en la escuela que su hijo sea alumno de un
maestro determinado, cuando en una universidad los estudiantes acuden a
escuchar una conferencia de un profesor para ellos destacado, sin que sean
convocados a ello.
Es importante que las instituciones de la sociedad directamente relacionadas
con determinadas ramas de las ciencias, la cultura, el arte dediquen algunas
de sus actividades al reconocimiento y divulgación de sus mejores profesio-
nales. Eso estimula y alienta.
En todas las épocas de desarrollo y socialización del ser humano, se transmi-
ten experiencias que luego deben aplicarse en la práctica, en la vida, y para
mantener la vida. Las regularidades de este proceso, sus formas de manifes-
tación, sus conexiones lógicas fueron estudiadas, llegándose a formular las


Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha
antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente,

sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo con lo que no podrá salir a



90
debe mantener preparado para cambios naturales y sociales, para que pueda

en que debe laborar.
Este ideal martiano se materializa en la actualidad en el reconocimiento a
todo aquel que en un país como Cuba, el cual ha sido víctima de un férreo
bloqueo económico y sobreponiéndose a ello y gracias a la inmensa labor de
nuestro eterno Comandante en Jefe ha permitido que cubanos de cualquier,
estatus social, lugar de procedencia, nivel económico, sexo, raza y cualquier
otro elemento que pueda servir de base para la discriminación ha estado im-
plicado en la labor de formación del excelente ciudadano al que aspiran las
grandes mayorías. Es por ello, que los autores de este trabajo como protago-
nistas de una investigación histórico-educativa consideran oportuno trans-
mitir y continuar desentrañando las raíces de nuestra educación cubana.
Desarrollo
La educación en Cuba, en su devenir histórico-social ha mostrado una valiosa
-
mulados a partir de la vida, la obra y el pensamiento de grandes educadores.

pedagógico del país como José de la Luz y Caballero, José Martí, Enrique José
Varona, Manuel Valdés Rodríguez, Alfredo M. Aguayo, y otras que han sido
estudiadas por investigadores de la historia educativa entre los que están los
doctores Justo Chávez Rodríguez, Elmys Escribano Hernández, Ida Hernán-
dez Ciriano, María Elena Sánchez Toledo.
De ahí la importancia de enriquecer, aprender a valorar y nutrir la historia de

de todos aquellos maestros y educadores que contribuyeron y contribuyen
con su diario trabajo a mantener una de las conquistas más grandes de la
Revolución: la Educación.
Revelar toda la riqueza de la vida y la obra educativa de destacados educado-
res cubanos que, sin lugar a dudas, constituyeron en su momento fundamen-
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba

91
to de los procesos de perfeccionamiento y transformaciones educacionales
acontecidas en las distintas etapas, particularmente después del triunfo re-
volucionario, constituye un deber para con los protagonistas: sus maestros y
una necesidad histórica para con la Patria: su vida y obra educativa.
 
de la educación, por ejemplo en el campo de la enseñanza artística, existen
algunos estudios sobre maestros que se destacaron en la primera mitad del
siglo XX, entre ellos: Guillermo Tomas, Hubert de Blank, Cecilia Arizti y María
Matilde Alea por solo citar algunos ejemplos. Estos trabajos han sido abor-
dados por un grupo de profesores, investigadores y estudiantes de diversas
partes del país dedicados a investigar las raíces de la educación de las artes
en Cuba, los cuales han quedado en el plano de la descripción de la vida y
obra de esos maestros, obviando a veces sin intención alguna sus aportes a la
pedagogía cubana y más exactamente a la pedagogía de la música. Entonces

obra tanto en lo teórico como en lo práctico, desentrañando así la contribu-
ción de estos maestros a la historia de la educación cubana.
La historia cuenta que en la educación cubana el género no ha sido un impe-
-

Enseñar, ha sido una de las grandes virtudes que ha caracterizado a las muje-
res cubanas y en las grandes familias de músicos cubanos esto se evidencia;
dinastías hay a lo largo y ancho de la toda la geografía cubana como las ol-
vidadas María Cervantes y Olga de Blank, casos que cruzaron dos siglos y
muchas generaciones; o doña Margot Rojas hasta llegar a las que en los años
setenta y comienzos de los ochenta protagonizaron grandes momentos de
la pedagogía musical cubana. Esa sería la generación de Teresita Junco, Hor-
tensia Hupman’t y otros tantos nombres que anónimamente moldearon el
talento musical cubano de estos tiempos y del que hoy Cuba se enorgullece.
Es de notable importancia la labor pedagógica de varios maestros de la mú-
sica en Cuba, los cuales crearon, organizaron y pusieron en vigor con tras-
 
Jaciel Salgas Díaz1, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción, Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano

92
tenemos en la maestra, pianista, Doctora en Ciencias del Arte, fundadora y
profesora titular de la especialidad de piano del Instituto Superior de Arte,
quien además presidió la Comisión Nacional de Piano y fue miembro del Con-

Roldán. En el transcurso de su vida profesional preparó a decenas de estu-
diantes, que hoy se ubican entre los más destacados intérpretes cubanos.
Promotora de la participación con alta calidad de jóvenes de la isla en cer-
támenes internacionales. Estamos hablando entonces de Dagmar Teresita
Junco Reyna (1946-2009).
Heredó de su padre un arte que logró desarrollar y transmitir, no solo a sus
hijos (Ilmar y Aldo López-Gavilán Junco), sino también a cada uno de sus dis-
cípulos, pues estableció una metodología que es la base de la Escuela Cubana
de Piano. Unida en la vida al maestro Guido López-Gavilán, esta familia pres-
tigia la escuela y la música cubana en general.
Graduada de Piano y Dirección Coral del Conservatorio Amadeo Roldán de
La Habana en 1968 y del Instituto “Gnecin” de Moscú en 1973. Dagmar Te-
resita Junco Reyna estudió en el Conservatorio Municipal de La Habana. Se
hizo directora de coros, y cantó, bajo la guía del maestro Manuel Ochoa. Fue
alumna de los mejores profesores de dicho Conservatorio hoy llamado Ama-
deo Roldán. También estudió canto con la soprano Zoila Gálvez.
Posee una trayectoria artística y pedagógica muy exitosa, tanto en el ámbito
nacional como internacional. Actuó en diferentes países de Europa y Améri-
ca Latina, como Rusia, Bulgaria, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, España,
México, Venezuela, Santo Domingo, Ecuador, Estados Unidos y Londres. Se
destacó de forma sobresaliente en sus actuaciones en la Sala Franz Liszt de
Budapest (Hungría), la Sala Carlos Chávez, de México y la Sala de Conciertos
de Karlovivary, en Checoslovaquia.
Fue jurado de concursos nacionales e internacionales. Impartió cursos so-
bre la interpretación de la música cubana y del repertorio internacional en
la Escuela de Música de la UNAM, México, en la Escuela de Bellas Artes y el
Instituto de Cultura y Arte de Santo Domingo, en Venezuela, Estados Unidos,
Londres, así como en Cuba.
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba

93
Posee la Orden al Mérito Pedagógico, la condición de Laureada del Arte otor-
gada por el Instituto Superior de Arte, la Medalla de la Educación Cubana,
la Distinción Raúl Gómez García, la Medalla por la Cultura Cubana, la Orden
Alejo Carpentier y el diploma Amadeo Roldán que otorga la UNEAC.

pedagógica casi ininterrumpida cultivó una pedagogía pianística heredada
de las antiguas escuelas europeas que desde 1812 fueron arribando a la Isla y
echando raíces para poder decir hoy, que existe una Escuela Cubana de Pia-
no que es reconocida en el mundo entero y de la cual la profe Tere, como
cariñosamente le decían compañeros, amigos y alumnos, fuera una de sus
integrantes más importantes. Cabe entonces recordar algunos detalles so-
bre esta sobresaliente pedagoga cubana que ante todo refería ser siempre
muy cubana”.
El 7 de octubre de 1946, nace en La Habana en el seno de una familia de clase
media una niña bella a la cual sus padres llamaron Dagmar Teresita Junco
Reyna. Hija del gran pedagogo y músico cubano, Juan Jorge Junco, a quien se
le conoce como el padre de la Escuela Cubana del Clarinete por sus aportes a
la enseñanza del mismo. Creció en un ambiente musical que más tarde apor-
taría experiencias y un amor por la profesión incalculables.
De ella el músico, compositor y director de orquesta Roberto Valera expresó:
Le recuerdo aún niña juguetona en las aulas del Conservatorio Municipal de La
Habana cuando nadie podía imaginar lo mucho que esa niña, mulatita traviesa,
daría al arte de su patria” (Valera, 2009, p.1).
De niña muy alegre, juguetona, traviesa quizás, cualidades que nunca perde-
ría aún en los momentos más duros de su vida. Siempre con una sonrisa en
sus labios, con una pasión desenfrenada por su tierra, por esa tierra que la vio
nacer, la vio crecer y le permitió también llegar a formar una familia de talla
y nombre mundial, los López-Gavilán Junco, que ha regalado al mundo dos
hijos que al igual que sus padres brillan y elevan el nombre de Cuba hasta lo
más alto en cualquier lugar que estén.
Jaciel Salgas Díaz1, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción, Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano

94
Tere, como cariñosamente la conocían todos, comenzó sus estudios de la
mano de Esther Ferrer, quien guió su insipiencia en el teclado y más tarde
se hizo directora de coros también. Cantó bajo la guía del maestro Manuel
Ochoa. Fue alumna de los mejores profesores del Conservatorio Municipal
de La Habana hoy llamado Amadeo Roldán; de Solfeo, de Armonía y Contra-
punto, de Historia de la Música y hasta estudió con la destacada soprano Zoi-
la Gálvez. De esta institución egresó graduada en la especialidad de Direc-
ción Coral el 3 de julio de 1965 y más tarde en esta misma institución el 7 de
agosto de 1968 pero en la especialidad de Piano con una evaluación de 100
puntos. No tuvo nunca miedo de buscar la experiencia que pudiera enrique-
cerla dondequiera que pudiera estar, sin complejos ni prejuicios, y acompañó
a instrumentistas y cantantes de todo tipo, y disfrutaba la música popular de
Cuba y del mundo, y participó en agrupaciones de cámara, y tocó percusión
por varios años en la Orquesta Sinfónica Nacional y pudo ver, de frente y tra-
bajar con ellos, a grandes directores cubanos y extranjeros que nos visitaron.
En 1968, partió a perfeccionar su magisterio en la URSS, allí estudió poste-
riormente en el Instituto “Gnecin”, en Moscú, de la mano de la gran maestra
Lidia Nikolaevna. De su maestra aprendió el arte del piano y también el gran
humanismo que brotaba de ella en cada clase. Al graduarse en 1973 conti-
nuó participando en cursos de perfeccionamiento en Checoslovaquia con el
profesor Alexander Rauj y de Historia y Teoría del Arte Interpretativo en el
Conservatorio “Chaikovsky”, en Moscú.
Al regresar a Cuba siguió trabajando en su antigua escuela hasta que en el
año 1976, al inaugurarse el Instituto Superior de Arte (ISA) –hoy llamado Uni-
versidad de las Artes– ocupa una de las plazas en la plantilla de la Facultad de
Música en el departamento de Piano. Allí se categoriza como profesora ins-
tructora en el año 1977, para luego llegar a ser Profesora Titular años más tar-
de. Nunca se apartó de su centro formador, donde ofreció clases desde 1966

de sus días. Allí dio clases de Piano y Metodología de la Enseñanza del Piano.
Además impartió cursos de postgrado en la Escuela Nacional de Arte (ENA).
En el año 1980 se matricula para continuar perfeccionando su labor como
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba

95
docente y esta vez se traslada a Praga para cursar una Maestría en Interpre-
tación Pianística.
Durante toda su vida como docente fue jurado en Concursos Provinciales,
Nacionales e Internacionales de Piano celebrados en Cuba y también en el
exterior. Fue Presidenta de la Comisión Nacional de Piano y en funciones
elaboró los Planes y Programas de Estudio del Piano para todos los niveles
de enseñanzas del país. Cumpliendo con la tarea de orientar a las nuevas
generaciones de profesores del instrumento realizó Talleres Nacionales de
Piano, clases abiertas y clases demostrativas. En ellas siempre abordaba los
principales elementos de la metodología de la enseñanza del piano desde su
propia experiencia, brindando a quienes tuvieron el privilegio de asistir los
excelentes recursos didácticos que a lo largo de su vida había consolidado.
Entre sus principales aportes se encuentra una detallada metodología para
el estudio de las obras de Manuel Saumell e Ignacio Cervantes, así también
las obras de Caturla y Lecuona.
Expresó una vez:
(…) No solo por ser cubanos, interpretamos bien nuestra música, es
necesario además la interiorización, mediante la audición y ejecución
de nuestros ritmos tradicionales para lograr esa manera propia, espe-
cial, cubana de tocar que se caracteriza por el poder lograr un sentido

2007, p.37).

y dentro de este número encontramos dos que se aprecian con mayor clari-
dad: la africana y la europea (española). De la primera nos llega la rítmica y de
la segunda, pues, el lirismo de sus melodías. Ortiz (1965) en su libro Africanía
de la música folklórica cubana le da el término de afrocubano a aquellos gé-

“(…)
producida en Cuba bajo el inujo de los melismas italianizantes” (p.276).
Jaciel Salgas Díaz1, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción, Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano

96
El son es uno de los géneros más conocidos como elemento de esta fusión,
cuyas células rítmicas básicas son utilizadas frecuentemente por nuestros
principales compositores para piano. El maestro de la música popular Gaspar

típicos bailes mulatos, logró establecer siete células rítmicas de segura afri-
canidad, a las que Fernando Ortiz llamó células rítmicas generatrices, pues
combinadas entre sí o con otras del ritmo musical universalmente adoptado,

cubana. La presencia de estas en nuestra música de corte nacionalista y más
tarde en casi toda la creación que se haga llamar cubana es de fácil reconoci-
miento, pues la calidez del cinquillo y sus variantes, la síncopa y los complica-
dos contratiempos hace única e inconfundible nuestra música cubana.
Otro de sus grandes aportes fue el libro, resultado de su tesis doctoral de-
fendida exitosamente en el año 2006, que más tarde publicaría el Centro
Nacional de Escuelas de Arte al cual ella titularía ¡Qué fácil es tocar el piano!
Todo ello es el fruto de una extensa preparación metodológica donde la pro-
fe Tere, plasma de forma muy amena sus consideraciones acerca del proceso
de enseñanza del piano desde una concepción integral del proceso. Citando

El libro que hoy se presenta a la consideración de los lectores ha de
devenir texto obligado y libro de consulta, no solo de los estudiantes,
educadores y padres, sino de los profesores de Estética que laboran
en la Facultad de Música. Este trabajo no tiene un solo momento que
no dispare el ánimo creador del lector, según dicen los rusos.
Continúa el propio autor:
Solo señalaré el momento en el que precisa que el intérprete debe
dominar todas las herramientas de las que dispone para comunicar
el mensaje artístico de la obra musical y dice, con una sencillez solo
inherente a los grandes talentos que no es más que su forma de decir
la partitura y añade que en la medida que su riqueza espiritual, la for-
taleza de su intelecto y su poderío técnico sean mayores, su interpre-
tación se mostrará más profunda:
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba

97

           
profunda conciencia de que trabaja con esa esencia inmaterial de la
personalidad de sus educandos, que han venido al mundo con una
peculiar y frágil estructura emocional que es un tesoro de hermosura
y posibilidades, condiciones que demandan del maestro un absoluto
respeto a esa conciencia congénita de la importancia de su “yo”, de
su individualidad, pues ya sabemos por la psicología y la pedagogía
de las que Cuba es un emporio de riquezas, que penetrar en el secreto
mundo de los sentimientos solo puede quien posea ese don especial
de concebir el movimiento natural, espiritual y emocional de la perso-
nalidad del otro sin inventarla de su cosecha. (Junco, 2007, p.4)
¡Qué fácil es tocar el piano! es un libro de corta extensión. Un tanto irónico su
nombre, pero, quizás, la manera más práctica de atrapar la atención de todo
aquel que lo tenga en sus manos. Nada de sencillo resulta la interpretación
de un instrumento musical. Para ello han de conjugarse elementos sicoló-
gicos, físicos y culturales que contribuyan al éxito de una ejecución artísti-
ca. Estos aspectos son analizados de manera minuciosa desde un enfoque

profesores activos resulta un material de obligada referencia, en tanto ofrece
valiosas herramientas para su ejercicio. En su afán, Teresita Junco se apoyó
en escritos de reconocidos pedagogos rusos, de manera que el conjunto se
dimensiona cualitativamente. En el primer capítulo: La independencia crea-
dora, expone los principios metodológicos esenciales para el logro satisfac-
torio de dicha tarea, al partir de las capacidades, particularidades sicológicas,
habilidades y hábitos del ser humano. Por su parte, la obra musical, viene
a ser la máxima expresión del volumen, hacia donde van encaminados los
aspectos tratados con anterioridad. Así, el capítulo versa acerca del trabajo
de la obra musical propiamente dicho y de la técnica pianística en sí. Por últi-
mo, en El ritmo en la interpretación de la música cubana, podemos encontrar
fragmentos de obras en las que la desaparecida profesora plantea su manera
de tratarlos. “¡Qué fácil es tocar el piano!”, diría la maestra Teresita Junco.

magisterio de tan imprescindible profesora, porque de tan maravillosos im-

Jaciel Salgas Díaz1, Yadyra de la Caridad Piñera Concepción, Odalys Estrada Molina, Marlié Martínez Llano

98
Conclusiones

que ya desgraciadamente no nos acompaña físicamente pero sí en el duro
bregar de cada alumno –hoy maestro–, de cada amigo, de cada compañero,

su pasado porque nunca se podrá olvidar la labor de la profe Tere en las aulas
del Conservatorio Amadeo Roldán o en el Teatro del ISA, hoy Universidad de
las Artes.
Recordemos siempre a nuestro Apóstol Nacional donde expresó y reitera-
mos:
Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha
antecedido; es hacer a cada hombre resumen del tiempo viviente,
hasta el día en que vive: es ponerlo al nivel de su tiempo, para que


La profe Tere, hoy no está con nosotros pero su eterna sonrisa, su picardía y
su eterno orgullo de ser cubana continuará en la mente de cada persona que
se diga cubana, porque ella ante todo siempre dijo ser cubana.
Referencias bibliográcas
Junco Reyna, T. (2007). ¡Qué fácil es tocar el piano!. La Habana, Cuba: Editorial
Adagio.
Martí Pérez, J. (1984). Obras completas. Tomo VIII. La Habana: Ed. Ciencias
Sociales.
Ortiz, F. (1965). La africanía de la música folklórica de Cuba. La Habana: Edi-
tora Universitaria.
Suárez Tajonera, J. O. (2007). Prólogo ¡Qué fácil es tocar el piano!. La Habana,
Cuba: Editorial Adagio.
Valera, R. (2009). Palabras de despedida en el duelo de Teresita Junco. http://
www.lajiribilla.co.cu/index.html
Teresita Junco y la enseñanza del piano en Cuba
